El desarrollo sostenible es vivir de manera consciente con nuestro planeta. Descubre los 7 tips para llegar a ser un ciudadano sostenible.

Qué es el desarrollo sostenible y cómo alcanzarlo

El desarrollo sostenible es de esos términos que están en boca de todos y que no tantos saben qué significa. Algo así como decir que eres “muy eco” porque utilizas el carrito de la compra para ir al súper en vez de una bolsa de plástico pero, en realidad, eliges comprar en grandes superficies en vez de adquirir producto local. El desarrollo sostenible abarca todo un estilo de vida en el que se incluyen los derechos humanos, la interdependencia social, la diversidad, la conservación, la vitalidad económica y la democracia. Se trata de una realidad multifactorial que se debe cambiar globalmente. Ante esto te preguntarás qué es lo que tú y solo tú puedes hacer para aportar tu granito de arena. Nunca es tarde para cambiar el planeta.

Los objetivos de desarrollo sostenible

El desarrollo sostenible trata de implicar a todos los agentes sociales en la mejora global del planeta. Estos agentes son el turismo, las empresas sostenibles, los gobiernos implicados en políticas de cambio y, por supuesto, la ciudadanía. En líneas generales los tres componentes del desarrollo sostenible son la sociedad, la economía y el ambiente.

Te estarás preguntando que qué tiene que ver esto contigo porque lo que buscas es  implicarte en conseguir la sostenibilidad personalmente pero no sabes cómo, ¿Verdad? Quizás el hecho de conocer qué objetivos persigue el desarrollo sostenible pueda acercarte un poco más al espíritu de este lifestyle.

  • Mejora de la calidad de vida de las generaciones actuales y futuras.
  • Paradigma social, ambiental y económico vinculado a la preservación en vez de a la explotación.
  • Respeto a la naturaleza, conservación y trabajo digno.
  • Ecología y conciencia social.

La agenda 2030 para el desarrollo sostenible

En Septiembre de 2015 unieron sus fuerzas 193 países de todo el planeta para proponer las directrices de desarrollo sostenible en la denominada Agenda 2030. Sus objetivos eran la igualdad entre las personas, asegurar la prosperidad y proteger al planeta. Sin embargo, fue su enfoque innovador el que consiguió trascender haciendo de esta agenda la abanderada del movimiento #Soy2030.

Sus metas para el siglo XXI son ambiciosas y globales. La Agenda 2030 pretende conseguir el fin de la pobreza y hambre cero, promoción de la salud y el bienestar, educación de calidad internacional, igualdad de género, agua limpia y saneamiento, energía asequible no contaminante, trabajo decente, crecimiento económico, empresas sostenibles, reducción de desigualdades, producción y consumo responsables, ciudades y comunidades sostenibles, acción por el clima, preservación de la vida submarina, justicia, turismo sostenible, paz y alianzas para lograr los objetivos marcados.

Las empresas buscan ser sostenibles

No es difícil diferenciar a las empresas sostenibles de las que no lo son. Vanguardistas por naturaleza, se han hecho un hueco en determinados mercados como el textil. Estos proyectos empresariales no solo se preocupan por crear valor económico sino también medioambiental y social. Los materiales que emplean son respetuosos con el medio ambiente y se identifican por las buenas prácticas a nivel laboral. La responsabilidad social corporativa es la clave para entender como estas empresas visionarias se están haciendo un hueco en el mercado y en una sociedad que está cada vez más preocupada por el medio ambiente.

El perfil de consumidor de estas empresas que apoyan el objetivo último de la sostenibilidad es quién prefiere comprar bien a comprar más. Es el comprador responsable y consciente del impacto que el consumo masivo tiene sobre el medio y las personas.

¿Cómo puedo contribuir en lo sostenible?

El desarrollo sostenible implica a la ciudadanía, a las empresas e instituciones. Dicho así, intimida un poco. Al fin y al cabo no eres más que una persona contra el mundo. ¡Error! Tu puedes marcar la diferencia con pequeños cambios en tu rutina que apenas notarás y que no implicará ningún cambio drástico en tu estilo de vida. Tan solo basta con que des el salto a una conciencia social que puede ser más determinante de lo que puedes imaginar.

7 consejos para empezar a ser sostenible

el plástico está muy presente en nuestro día a día: reducir, reciclar y reusar. ¿Cómo puedo ser más sostenible?

1. Reciclar: El reciclaje y la separación de residuos conforman la regla de oro para empezar a ser sostenible.

2. Elegir empresas sostenibles: No tan obvio como el hecho de reciclar es aprender a consumir. Si, has leído bien. No se trata de no adquirir nada sino de saber cuando y qué tienes que comprar. El consumo low cost al que nos han acostumbrado se basa en la cantidad en vez de en la calidad. El resultado ya lo conoces de sobra; las prendas de ropa son de baja calidad, los electrodomésticos se averían rápidamente y los alimentos son de baja calidad. El modo de combatirlo pasa por elegir empresas que luchen en favor de la sostenibilidad. Desde Ritmo Mornings hemos apostado por la camisas hawaianas recicladas pero la idea es crear nuevos productos y llegar a mucha más gente.

3.Reutilizar: Nos hemos olvidado de nuestras raíces. De eso no cabe duda. Ese pasado ya tan lejano en el que todo era reutilizable. Algunos aún podemos recordar a nuestra madre remendando calcetines y a nuestro padre bajando a devolver las botellas de vidrio de los refrescos. Por suerte algo está cambiando y cada vez son más los ciudadanos que se deciden a reutilizar papel, bolsas, envoltorios, papel de aluminio e incluso que rehabilitan viviendas para que sean futuros hogares sostenibles.

4.Uso de tecnologías que sean respetuosas con el medio: El desarrollo sostenible empieza en uno mismo. Elige productos y servicios que sepas que son respetuosos tanto con el medio ambiente como con las personas. Del mismo modo, deberemos evitar el uso de aerosoles y electrodomésticos con una clasificación poco eficiente.

5.Participación ciudadana: El respeto al medio ambiente es social. No debemos olvidarlo. Nos implica a todos. Es por esto que debemos tratar de evitar la contaminación luminosa, visual o acústica. También respetar la legislación de protección del medio y poner cuidado en no dañar el medio ambiente.

6.Turismo sostenible: Vivimos en una sociedad a la que le encanta viajar pero, ¿Sabemos viajar bien? Se debe abogar por un turismo más responsable eligiendo empresas vinculadas que tengan un compromiso con la sostenibilidad así como implicándonos con la preservación del medio en el que nos encontremos.

7.Reducir las emisiones de CO2: Al menos, minimizarlas en la medida de lo posible no haciendo uso de productos contaminantes, tomando más transporte público y menos privado.

El camino es largo pero el objetivo firme. El desarrollo sostenible tiene el firme objetivo de alcanzar la sostenibilidad y requiere de todo nuestro compromiso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *