el origen de las camisas hawaianas

Historia de las camisas hawaianas: Más allá de los estampados icónicos

La historia de las camisas hawaianas tiene varias versiones en cuanto a su origen. Lo cierto del caso, es que esta indumentaria desde que se presentó en el ámbito mundial ha tenido un gran impacto. Forman parte esencial en la elección del atuendo, tanto en hombres como en mujeres. ¿Sientes curiosidad por el tema? Observa las referencias históricas en cuanto a los inicios de la famosa prenda floreada con tonalidades tan pintorescas.

Origen de las camisas hawaianas

La moderna camisa hawaiana, también conocida como Aloha, no se parece a la que fue vendida por primera vez en “Musasshi-ya shoten”. Esta tienda ubicada en Honolulú, en el año 1915, fue el sitio en donde se fabricó la primera camisa en este estilo y luego se realizó su posterior venta. La persona que logró este cometido era Kohichiro Miyamoto, el hijo del comerciante japonés Chotaro Miyamoto.

Sin embargo, a comienzos de los años 30 del pasado siglo, esta prenda empezó a tener modificaciones que la asemejan más a la actual camisa hawaiana. El protagonista de la historia en esta ocasión, fue el comerciante chino Ellery Chun. Sin embargo, fue hasta el año 1935, cuando se hizo pública la aparición formal de tan vistosa indumentaria. El lugar fue una tienda en Waikiki, conocida para la época como “King-Smith Clothiers and Dry Goods”.

 

Las camisas hawaianas y su origen desconocido

No hay una manera de saber cuál fue la primera indumentaria hawaiana que salió de la isla. Existen diferentes versiones que hacen referencia a la historia de Camisas Hawaianas, y que pueden dar una idea de lo que pudo haber ocurrido. Pero la realidad es que, no importando su inicio, estas llegaron para nunca irse. Es posible que, algunos hayan creído que, su presencia en el mundo de la moda sería pasajera, pero los hechos demuestran lo contrario.

El salto de la camisa hawaiana a la palestra de la moda, tuvo como principal impulso la publicidad realizada en el periódico “The Honolulú Advertiser”. Esto ocurrió el 28 de junio de 1935, y gracias a ello, la tienda de Chun se abarrotó de turistas, residentes de la isla y surfistas. Estos se llevaron todas las que había en existencia, lo que impulsó la producción en grandes cantidades de tan fabulosa prenda.

Historia de la camisa hawaiana después de la guerra

Cuando la segunda guerra mundial llegó a su fin, los militares y mujeres que prestaron sus servicios retornaron a los Estados Unidos. Todos procedían de las islas de Asia y el Pacífico portando camisas hawaianas desde el año 1930. Ya en 1950, la afluencia de turistas fue en aumento, situación que fue propiciada por la incursión de aviones como un medio de traslado más rápido. 

Las camisas Aloha Shirts recibieron mayor proyección gracias a la revolución de la industria textil, de la mano de uno de sus principales fabricantes, Alfred Shaheen. Durante la era posguerra se encargó de diseñarlas, confeccionarlas y distribuirlas, y pasaron de ser una prenda que era solo un recuerdo, a algo de uso cotidiano. El efecto fue que, la moda que recién empezaba, comenzó a trascender las fronteras.

El papel de la inmigración en la historia de las camisas hawaianas

Como la exportación de piña y caña de azúcar era la actividad comercial predominante de la isla de Hawái, se necesitaba suficiente mano de obra. Es allí, donde entran en escena los inmigrantes que provenían de Estados Unidos y Asia, vistiendo de forma tradicional a su cultura. Por lo tanto, lo que hoy se conoce como camisa hawaiana es el resultado de una mixtura cultural. Dicha fusión tendría los siguientes elementos:

  • Las prendas formales de China: Estas se han ganado la reputación de ser elegantes. También, tienen mucho que ver en el acabado final de la camisa hawaiana.
  • El tejido kimono: Es de origen japonés, y sus diseños con variedad de colores y texturas, son parte de la orientación en la elaboración de las camisas hawaianas
  • Las camisas en estilo Barong de las Filipinas: Confeccionada para los caballeros, con mangas largas y hermosos bordados, predominan los colores claros.
  • Las camisas con cuello americanas: Típicas de la cultura occidental, y con los botones que abrochan de izquierda a derecha como se estila en los caballeros.

Todas estas manifestaciones textiles se incorporaron a los gustos de los nativos de la isla, que ya tenían una forma tradicional de vestir. Pero como la demanda de la caña y la piña seguía en aumento, la cantidad de asalariados también, crecía exponencialmente. Tanto así, que la palaka dejó de ser la vestimenta autóctona de los inmigrantes asiáticos, para convertirse en una moda exclusiva de la isla de Hawái.

La palaka y su papel en la historia de las camisas hawaianas

Se trataba de una camisa de manga corta, confeccionada con tela sobrante de los kimonos japoneses. Era de uso muy práctico, debido a las altas temperaturas que se perciben en la isla y que incentivan tener una indumentaria suficientemente ligera y al mismo tiempo con una resistencia adecuada. La palaka hawaiana no se caracterizaba por tener tantos estampados, pero al ser elaborada con el excedente de tela, este fue apareciendo gradualmente.

Los veranos son muy calurosos en Hawái, por lo que, es común utilizar prendas cómodas, frescas y con colores claros. La palaka original no tenía un estampado común y el impacto visual que causaba, era aquel que dejaba ver el resultado de su fabricación a partir de los retazos sobrantes del kimono.

el tejido del kimono se usaba para confeccionar las primeras camisas hawaianas

Historia del estampado en las camisas hawaianas

Con la aceptación de la palaka en las personas comunes, en el año de 1931 el joven Ellery Chun junto con su hermana Ethel, empezaron la manufactura de camisas con mangas cortas, pero con estampados. Esta fue una movida inteligente para la época, que se encontraba en plena depresión económica mundial y prácticamente cualquier inversión podía fracasar.

Ese no fue el caso de los hermanos Chun, cuya juventud no les impidió incorporar coloridos estampados en las camisas, haciendo tributo a las prendas originales de los nativos. Todo lo contrario, su espíritu jovial se evidenció en cada diseño, por sus vivos colores en los estampados. Siendo más audaces que la competencia, dieron celeridad al registro del nombre comercial de la prenda, como “Aloha”. Así lograron posicionarse dentro de la industria textil.

El estampado Vintage en las camisas hawaianas

En años más recientes, a esta clase de camisas les vino muy bien los colores neutros, beige, marrones y dorados. Típicos de la moda Vintage, y como la temática de estas emblemáticas piezas del vestido tradicional de Hawái fue reutilizar lo sobrante. Por tanto, puede afirmarse que se trata de una prenda reciclable. Los estampados de otras concepciones de ropa y realizadas en modelo Vintage le heredaron el mencionado estilo.

Los mismos fueron combinados magistralmente con las típicas flores, dando una sensación de frescura, pero a la misma vez, con un impacto visual muy atrayente. Esta tonalidad tuvo mucha aceptación en los turistas que provenían de climas similares a esta isla edénica.

La publicidad y el turismo en la historia de las camisas hawaianas

Ya el diseño tenía nombre, gustaba y era accesible. Una camisa hawaiana “Aloha” costaba noventa y cinco centavos de dólar, por lo que cualquiera podía tener un producto tan autóctono como las palmeras de Hawái. Ideales para llevar a casa o simplemente para regalar, los estampados de flores, palmas, ukeleles y piñas, vistieron a personalidades famosas, lo que incrementó la compra de las mismas. 

Otro aspecto positivo es que, al ser la isla un destino turístico muy buscado, cada persona que fuera de vacaciones quedaría encantado con la isla. Así que, de seguro querría llevarse un recuerdo autóctono del lugar. Y por razones obvias, lo más emblemático era una camisa hawaiana.

La camisa hawaiana en la actualidad

En la actualidad, la fama de estas camisas es mundial y se entiende que son autóctonas de una región. Sin embargo, el hecho de que la usaran personajes famosos del mundo del entretenimiento, incentivó su compra y uso frecuente. Se trata de una prenda que tiene más de un siglo, entre el gusto de las personas de todas las edades y estrato social. 

Y el que haya recibido modificaciones para mejorarla, ha hecho que sea muy difícil impedir su trascendencia en el tiempo. Por esta razón, existen sucursales en muchas partes del mundo que ofrecen las camisas hawaianas como parte de su abanico de ofertas. También, se pueden encontrar en las tiendas vanguardistas del mercado digital.

Aspecto de la camisa hawaiana en el siglo XXI

Hoy en día, se pueden apreciar camisas en este estilo con variaciones en la tonalidad. Desde los colores más llamativos hasta los más sombríos, y siempre con algún elemento relativo a la isla. Con modelos para clientes, tanto masculinos como femeninos, y con las modificaciones pertinentes. Sin embargo, esta evolución no ha sido tan dramática, así que la prenda sigue manteniendo su esencia.

Se hacen presentes algunas variaciones en el cuello y con un bolsillo del lado izquierdo. Estas camisas han pasado a ser consideradas un traje formal en los negocios y en las instancias gubernamentales. Existen diseños que vienen en manga larga, pero no son los predilectos, ya que se dan un parecido a las clásicas de corte ejecutivo.

La camisa hawaiana y la historia política del país

En Hawái, es normal ver en plena sesión del senado a los líderes sociales realizando sus funciones, usando una típica camisa de estampados y flores. Esta resolución parte del hecho que, así como en occidente sería normal ver algún distinguido político ejerciendo su cargo en traje y corbata, de igual modo, el nativo de Hawái puede desempeñar funciones similares con el atuendo típico de la zona.

En 1951, el presidente Truman rompió con los paradigmas de la moda entre dignatarios, luciendo para la revista “LIFE” una camisa hawaiana. Gracias a esta acción, los habitantes de estas islas americanas percibieron una aceptación cultural de personalidades de alto rango.

Las camisas hawaianas y la historia del Aloha Friday

Con el fin de incentivar el consumo del estilo de vestido “Aloha”, Hawain Fashion Guild hizo una propuesta a las empresas. Consistía en que el día viernes los empleados fueran a trabajar en un ambiente casual. Esta iniciativa tuvo amplia receptividad y los empleadores la aceptaron con gusto. Comenzó en la década de los sesenta del siglo pasado, pero hoy en día, es una práctica normal que prepara al trabajador para el fin de semana.

En la actualidad, en algunas partes del mundo como China, empezaron a usar el sistema de “Aloha Friday”, viendo los beneficios inmediatos de esta medida. Al trabajador le cambia el humor y se potencia la proactividad. También, se percibe una mejor relación con los clientes al mantener un ambiente más cálido que fomenta la confianza.

La naturaleza y la historia de las camisas hawaianas

La naturaleza forma un elemento de consideración en la historia de estas camisas. Esto se debe a que, en Hawái el cambio climatológico no es muy variado. En cualquier época del año se puede visitar la isla, sea en verano o en invierno. Es por eso que, la gestación del estilo siempre es la de aportar frescura a quien la use.

Estampados típicos de las primeras camisas hawaianas en Hawai

La condición paradisíaca de la isla ha llevado a los confeccionistas a insertar imágenes de flores, palmeras y animales típicos de Hawái. Así que, los amantes de la naturaleza se identifican con la escogencia singular.

La historia de las camisas hawaianas no se ha terminado

Todo parece indicar que, por mucho tiempo se seguirá viendo dentro y fuera de la hermosa isla de Hawái esta indumentaria tan emblemática. Así que, si estás pensando en comprar una o ya tienes alguna que se adapte a tus gustos, no olvides cómo empezó la historia de las camisas hawaianas, sin duda alguna, ¡una maravillosa creación textil!

camisas hawaianas recicladas de residuos plásticos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *