Qué son los microplásticos y como nos afectan

Éstos son los Microplásticos que consumes en tu día a día

Los microplásticos están presentes en tu día a día a pesar de que no los puedas ver y la forma de evitarlos parece cada vez más difícil. ¿Que no sabes lo que son los microplásticos y cuál es su origen? ¡Habrá que solucionarlo!

¿Qué son los microplásticos y cómo se generan?

Hablan de ellos continuamente pero tu no tienes muy claro que son los microplásticos o cómo se generan. ¡Con calma! En eso estamos. La Wikipedia los describe como “pequeñas piezas de plástico que contaminan el medio ambiente”. Hasta aquí se puede entender que es un término confuso. No tanto si especificamos que “la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica” utiliza el parámetro de que son restos de plásticos de menos de 5 milímetros de diámetro y que las fuentes de las que provienen son muy diversas. Seguramente ya habrás adivinado que son los deshechos plásticos de mayor tamaño los que se van desgranando hasta convertirse en microplásticos.

Los microplásticos afectan al medio ambiente y provienen de los cosméticos, artículos de pesca, ropa, procesos industriales y deshechos de uso cotidiano. Por así decirlo se encuentran por todas partes. Pero, ¿Son todos los microplásticos iguales?

Realmente no.

Estos se dividen en primarios y secundarios; los primarios son aquellos que han sido diseñados así desde un primer momento (suelen ser cosméticos) y los secundarios son todos aquellos derivados de un proceso de degradación. Un claro ejemplo de fuente de microplásticos secundarios es la tristemente famosa Isla de la basura. Pocas veces la historia de la Humanidad ha dejado una huella tan devastadora como esta isla que se encuentra a la deriva en el Océano Pacífico. 

Microplásticos en peces y en los alimentos

Microplásticos en los peces, el proceso de degradación del plástico hasta llegar a ser alimentos que, por confusión, consumen los peces

La ONU ya ha alertado de que la prevalencia de microplásticos en cientos de especies marinas es uno de los males que pueden afectar a la nutrición humana. Estos los ingieren como si de alimentos se tratasen. En algunos casos son letales para ellos y en otros quedan en sus estómagos.

No obstante, no todas las especies de peces son igual de susceptibles. Los peces depredadores como el tiburón o el atún son más susceptibles de contener trazas de plástico aunque también se han hallado en otras como la merluza o la dorada salvaje. Los microplásticos se han encontrado en 1 de cada 6 peces que comemos. Aún así, no solamente los peces se han visto afectado por nuestra pésima gestión de los desperdicios plásticos a lo largo de las décadas sino que hay otros alimentos en los que se han encontrado una cantidad alarmante de plásticos:

  • Sal de mes.
  • Mariscos como langostas, gambas o langostinos, mejillones, chirlas y almejas.
  • Cerveza.
  • Miel.

De hecho, ¿Sabías qué de 24 marcas de cerveza que fueron analizadas recientemente en Alemania, todas ellas contenían algún tipo de microplástico?

Peligros de los microplásticos

Aparte de las consecuencias medioambientales ya conocidas por el consumo excesivo de plásticos y su descomposición lenta y prolongada que deja una gran huella de carbono, hay razones para prevenir la aparición de más microplásticos:

Contaminación mecánica en los mares: Esta sería la contaminación química que provoca que al ser ingeridos estos microplásticos incidan en la salud de los animales y de las personas que ingieren alimentos que han entrado en contacto con estos elementos.

Plásticos en tierra: La lucha contra los residuos plásticos en tierra no es nueva y sus peligros se hacen cada vez más evidentes. Las aguas residuales suponen un gran factor de distribución de microplásticos, persistiendo en ellas durante mucho tiempo. Estas aguas son después empleadas como fertilizante. No hay que darle muchas vueltas para entender que los microplásticos entran en contacto indirecto con los alimentos agrícolas que ingerimos y con el agua que sale del grifo.

Otras consecuencias: El impacto medioambiental puede afectar al turismo y, en países en los que la economía se basa en esto en gran medida, resulta imprescindible tener en cuenta la devastación que generan.

microplásticos en el mar, suciedad en las playas, un hábitat dañado por la producción y consumo de plásticos en el mundo

Pero además, ¿Sabías qué cada vez que lavamos la ropa se desprenden minúsculas fibras de nylon, acrílico, poliéster o spandex y que estas son llevadas a las plantas de tratamiento de aguas residuales? Según se estima, en torno a 700.000 fibras microscópicas de plástico se pueden liberar durante un ciclo de lavadora.

Además se ha alertado acerca de la potencial incidencia de enfermedades debido a que las superficies de los pequeños fragmentos de plástico pueden ser portadoras. No podemos olvidar tampoco que los plásticos son susceptibles de liberar talanos y bisfenol A cuando están en estado de descomposición filtrándose en aguas subterráneas.

Acciones para dejar de consumir microplásticos

La principal acción es reducir el consumo de plásticos en la medida de lo posible. Esta es una medida obvia que desde los poderes gubernamentales de todo el planeta se está intentando implementar. No obstante, como ciudadanos podemos reducir el uso y abuso de plásticos con sencillas acciones tales como sustituir la compra de botellines de agua por botellas reutilizables, evitar el uso de pajitas, envases o cubiertos de plástico de un solo uso, comprar las frutas y las verduras así como otros productos a granel, llevar una bolsa reutilizable a la compra, compostar los productos orgánicos, evitar los cosméticos o dentífricos, y portar una taza en las cafeterías que suelen servir recipientes de un solo uso.

Además de estos sencillos detalles que marcan la diferencia a nivel individual, también es necesario que prevengas en la medida de lo posible para no consumir microplásticos. La manera más adecuada es:

  • Adquiriendo un purificador de agua en tu hogar para poder beber el agua del grifo.
  • Limpiando a fondo las frutas y las verduras.
  • Evitando los pescados y los mariscos que suelen contenerlos.
  • Elaborando tu propia cerveza o reduce su consumo ya que está reconocido por la OMS (Organización Mundial de la Salud) que ninguna cantidad de alcohol es segura.
  • ¡Cuidado con la miel! Se han encontrado restos de microplásticos en la miel.

recogida de plásticos y microplásticos en la playa de Barcelona


Soluciones frente a los microplásticos y cuidar la salud

  • Vuelve a las fibras naturales en la ropa.
  • Haz tus propios cosméticos.
  • Opta por los elementos reutilizables.
  • El regreso de la alimentación a granel.

Puede que las acciones de un solo individuo no valgan para nada…ERROR. Si millones de personas piensan que sus actos cambiarán el mundo, este planeta se beneficiará a largo plazo. No lo olvides. Todos estamos conectados y la responsabilidad medioambiental es compartida.

Pregunta: ¿Qué acción nos propones? Comparte tus experiencias y los hábitos que sí funcionan.

¡Por cierto! Si todavía no lo has leído y quieres saber más te dejamos el enlace del post sobre el proceso e impacto del poliéster reciclado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *